HISTORIA

La solariega casa que ocupa la Mansión Alcázar, se encuentra ubicada en el Centro Histórico de la ciudad de Cuenca, Patrimonio Cultural de la Humanidad en la calle Simón Bolívar, principal arteria de la ciudad y a pocas cuadras del Parque Calderón, centro de la vida social, política y cultural de la urbe.

La sobria arquitectura de esa época, manifiesta en esta edificación por la noble austeridad que impone la pobreza del adobe, con las gruesas paredes de tierra pisada y sus tejas de barro, materiales que sumados a la sobriedad de su estructura, le asignan a esta vieja casona un carácter único.

La “Casa Cordero” como se conocía a la Mansión Alcázar, es uno de los inmuebles mas valiosos de Cuenca, tanto por su historia como por su arquitectura. Fue construida a finales del siglo XIX; alrededor de 1900 fue ocupada por primera vez por sus propietarios, la familia Chacón, que tuvo poco tiempo la casona en su poder.

Corría la época de las luchas entre liberales y conservadores, y es alrededor de 1920, cuando la casa es ocupada por la zona militar, escogiéndola, debido a la amplitud de sus áreas, patio y huertas.

Posteriormente la casona es vendida al matrimonio formado por Don Enrique Cordero y Doña Adelina Espinoza, siendo el primero hijo del Presidente Luis Cordero “el grande”, una de las mas grandes figuras de la vida republicana del Ecuador.

El contexto histórico de la época es muy especial, debido a que la economía cuencana, dependía de entre otros productos del denominado Sistema de Hacienda, pues existían aun muchos latifundios en Azuay y Cañar de propiedad de familias relevantes de Cuenca.

Este era el caso de la familia Cordero, propietaria de la Hacienda Charcay en la provincia del Cañar, de la que provenían gran parte de los productos que se consumían en la casona.

En esta época, se inicia el periodo dorado de la mansión, pues sus puertas se abren a las manifestaciones culturales y sociales de Cuenca, como una “gran casa familiar”, en la que se preservaron la cultura y las tradiciones de la ciudad.

Su propietario fue un gran cultor de las artes plásticas, incursionando el mismo en la pintura, se conservan en la casa algunas de sus obras.

Fue un espacio importante para la cultura popular pues, todos los meses de diciembre, Cuenca acoge una de las celebraciones mas típicas del país, el Pase del Niño, que recorre la calle Bolívar, precisamente donde la Mansión se ubica, es así que siempre ha sido sitio predilecto para admirar una de las manifestaciones mas típicas de lo nuestro.

Los balcones y el salón principal de las casa han sido testigos de la historia de Cuenca, han visto procesiones, revoluciones, conmemoraciones, funerales, enamoramientos, serenatas, por ellos han pasado presidentes, indígenas, diplomáticos, familiares, empleadas, cholas cuencanas, en una ciudad que aun conserva el encanto de antaño.

La gastronomía fue fundamental, siempre la cocina constituyo una parte importante de la vida de sus ocupantes, como dice Josefina Cordero Espinoza, hija de los dueños de casa, en uno de sus memorables artículos, “la mujer azuaya de todas las esferas sociales, ejerció un matriarcado en base de una cocina exquisita, condimentada con trece especias de las que hablan los cronistas”.

A diario se cocía pan en grandes hornos de leña, siguiendo la tradición familiar, que se mantiene hasta ahora, como un acto de preservar las enseñanzas de las panaderas del Vado y Todos Santos.

De la misma manera, en épocas especiales del año, como el carnaval, la casa era inundada por olores que incitaban a los sentidos, provenientes de perniles, morcillas, del mote mata, y el dulce de higos.

Las encargadas del funcionamiento de la casa eran las muchachas de servicio, que formaban parte de la familia, compartiendo sus responsabilidades domesticas, con sus sabios consejos sobre milagrosas hierbas curativas para curar espantos y entuertos.

El tiempo no pasó en vano, los hijos se fueron poco a poco de la casa, los padres murieron, la mansión se abandono por un tiempo, pero el espacio de vieja casona se preservó, con sus balcones e historia, luego cambió de dueños, se restauró y se la ha dedicado a la ciudad como un espacio de apertura, respeto y sobre todo de la característica hospitalidad cuencana hacia quienes nos visitan.

DECORACIÓN DE LA CASA

Mansión Alcázar se mantuvo en restauración y reconstrucción desde el año de 1999, con una duración de tres años hasta su apertura en el 2001, bajo el mando de los Arquitectos, Eduardo Peñafiel, Rafael Malo y Claudio Carvajal.

Manteniendo el estilo de la Casa, la Sra. Isa Marina Seifert de Carvalho rescató la belleza de aquella época Republicana, contemplando piezas antiguas y de gran valor. Redecoró cada una de las recámaras de esta Mansión convirtiéndolas en únicas con un estilo que mezcla lo clásico de la época y lo contemporáneo. Tienen una identidad propia y un nombre que lo caracteriza, por ejemplo: durazno, cereza, menta, chocolate, cielo, mirage, lili, canapé, entre otros nombres.

Casa Alonso Restaurante Gourmet fue creado por autoría de la misma decoradora y pocos años después se realizó una extensión que está más cerca del jardín. Es una pérgola de hierro forjado y madera; tiene una capacidad de 14 personas. Decorada con sillas hechas en paja toquilla y madera, plaques de peltre hechos especialmente para Casa Alonso, cubertería de plata, platos de vidrio artesanal, tapetes tejidos a mano y copas de cristal, hacen de este ambiente único y romántico. Por supuesto que acompañado de buena música y exquisita comida gourmet.

Le Bar es un espacio íntimo y particular, en el mismo encontrarán cócteles creados en casa y tradicionales, al igual que vinos sudamericanos, espumantes y champagne. Este espacio fue decorado con piezas hechas en Cuenca – Ecuador seleccionadas por el decorador Robert McCartney, con un gusto muy Inglés.

MISIÓN

Brindar un servicio de calidad personalizado que supere las expectativas de huéspedes, clientes y de quienes nos visitan, en un ambiente elegante y exclusivo, con un equipo comprometido en hacer que los clientes se sientan como en casa; reflejando calidez, hospitalidad, cordialidad y profesionalismo.

VISIÓN

Mantenernos como el Boutique Hotel insignia en Cuenca y en el País, por la calidad de servicio, conservando nuestra esencia y exclusividad.

GALERÍA

CATÁLOGO DE SERVICIOS

No existe información.

CONTACTO

  • info@mansionalcazar.com
  • Bolívar 12-55 y Tarqui
  • 072823918 - 072823889 - 072837107 - 098499295

REDES SOCIALES

Síguenos en Facebook
Síguenos en Instagram
Síguenos en Pinterest
Síguenos en Twitter
Síguenos en Youtube

UBICACIÓN